Narra brasileño cómo fue separado de su hijo de 9 años en la frontera de EU

Un hombre y su hijo escaparon de Brasil pues eran perseguidos por la delincuencia organizada al llegar a EU fueron detenidos y separados por la patrulla fronteriza

Redacción: MX Político

Estados Unidos.- Un hombre brasileño que prefiere mantenerse en el anonimato por miedo a que sea deportado denunció a la The Associated Press (AP) que fue detenido en la frontera de Estados Unidos con México y fue separado de su hijo de apenas 9 años.

El brasileño que actualmente está detenido dentro del Centro Penitenciario del condado de Cibola en Milan, Nuevo México, dijo que el último contacto que tuvo con su hijo fue a través de una llamada telefónica.

“Lloró. Estaba tan triste”, dijo. “Le había prometido que serían apenas de tres a cinco días”.

El hombre, oriundo del estado de Minas Gerais, dijo que lo habían despedido recientemente de la panadería donde trabajaba y  tiene una deuda de unos 8 mil  dólares que no podía pagar y que una banda criminal lo perseguía para obligarlo a pagar.

Por eso decidió arriesgarse e ir a Estados Unidos con la idea de conseguir trabajo y mandar a llamar a su esposa y otro hijo de 3 años.

Con su hijo mayor voló a Ciudad de México y de allí llegaron a la frontera. Cuando intentaban cruzar ilegalmente cerca de San Ysidro, California, los sorprendió la Patrulla Fronteriza, los llevaron a un centro de detención con muchas otras familias y ahí los separaron.

“Durante dos días, lo único que nos dieron de comer fueron Doritos, barras de cereal y jugo”.

“No quería asustarle. Le dije, ‘escucha, hijo, me iré tres días, cinco como máximo, y entonces volveré a verte’”, dijo el padre. “Lloró y me abrazó. Es un buen chico. Nunca había estado separado de mí o de su madre”.

La madre dijo a la AP que su hijo puede llamarla los lunes y jueves y les permiten hablar durante 30 minutos. Dijo que el chico se ha serenado un poco desde las primeras conversaciones, pero está angustiado y quiere ver a sus padres.

“Llora mucho, quiere salir”, dijo la madre, de 31 años, que trabaja en el aseo de oficinas. “Está más sereno, pero quiere salir de ahí”. “Es horrible. Espantoso”, dijo. “Los chicos sufren. (Los padres) también”. Afirmó la madre del menor desde Brasil.

fhv

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto