“No soy delincuente”, revira Crispín Gaspar a Capella por masacre en Temixco

Este personaje es padre de uno de los detenidos en los operativos del 30 de noviembre, donde la policía del Mando Único a cuatro mujeres, un menor adolescente y una bebé

Redacción: Jaime Luis Brito / Apro.

Cuernavaca, Morelos.- En los límites entre Cuernavaca y Temixco, en la colonia Lázaro Cárdenas de esta capital, Crispín Gaspar Cortés, acusado por el gobierno de Graco Ramírez de ser líder de una célula criminal, revira: “No soy delincuente, quiero que me demuestren que soy un criminal o que me expliquen por qué me achacan cosas”.

En un domicilio de esta localidad, el hombre de unos 60 años, sencillo, asegura que él se dedica a la compra-venta de autos usados y de terrenos. Sonríe cuando se le dice que lo acusan de ser parte del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG): “Imagínese, no anduviera así, ni anduviera aquí”, señala.

Crispín es fundador de la Lázaro Cárdenas, colonia ubicada en los límites de dos municipios, y que durante mucho tiempo estuvo en disputa entre las dos comunas. Ambas administraciones, Temixco y Cuernavaca, cobraban impuestos a sus habitantes, pero ninguna de las dos asumía la responsabilidad de los servicios.

Este personaje es padre de uno de los detenidos en los operativos del 30 de noviembre, donde la policía del Mando Único masacró en la colonia vecina, la Rubén Jaramillo, a cuatro mujeres, un menor adolescente y una bebé. Aseguró que lo que hizo la policía es una persecución, una cacería de brujas.

“Nos perjudicaron a todos. Nos perjudicaron a mí y a mi familia. Ese día llegaron sin orden (de aprehensión) y a medianoche a despertar a mi hijo, a mi familia y pues es lo que yo quiero, una explicación de por qué me están achacando tantas cosas, tantas cosas pues que desconozco, de lo que me están acusando desconozco todo eso”, reprochó frente a representantes de los medios de comunicación.

El día del operativo, más de 12 horas después del mismo, el jefe de la policía Jesús Alberto Capella Ibarra, comisionado estatal de Seguridad Pública, dio lectura a un comunicado en el que acusó directamente a Gaspar Cortés:

“En las últimas semanas se han registrado una serie de hechos delictivos en el municipio de Temixco, los cuales tienen que ver presuntamente con un sujeto apodado ‘Crispín’, quien pudiera ser el líder de una célula delictiva del Cártel Jalisco Nueva Generación en Temixco, Emiliano Zapata, Jiutepec, Puente de Ixtla y Xochitepec”.

Sin dar a conocer su nombre completo, el jefe policiaco señaló: “Este sujeto que intentaba sentar sus bases en el municipio de Xochitepec como base de operación ha sido señalado en mensajes dejados por grupos de la delincuencia organizada, además de estar presuntamente relacionado con ejecuciones, venta y distribución de droga, además de contar con diversas denuncias anónimas sobre su presunta participación en otros hechos delictivos”.

Durante esa madrugada, elementos del Mando Único detuvieron al hijo de Crispín, José Manuel Gaspar, de quien Capella Ibarra dijo que había sido detenido a bordo de una camioneta Mazda en la que se encontró una pistola y drogas. Sin embargo, su defensa demostró ante el juez que en realidad fue detenido en su casa, la que allanaron los agentes sin orden de aprehensión.

Tanto José Manuel como los otros seis detenidos, incluyendo un menor de edad, fueron puestos en libertad por las irregularidades en el proceso o por haber sido detenidos de manera ilegal. Por eso, Crispín Gaspar niega todas las acusaciones y exige una explicación o una disculpa pública:

“Claro que es falso, eso no es cierto, eso es falso, o sea, cómo voy a ser delincuente si yo soy de aquí, yo nací aquí, nacido aquí en Lázaro Cárdenas, tengo muchos años viviendo aquí, yo no tengo por qué mentir, yo no voy a hacer un cártel aquí sabiendo que de aquí soy, o sea, no, nada que ver eso, yo no sé por qué sacó eso o de qué se trata eso”, se desmarcó.

“La verdad señor, se lo voy a decir, me acabaron con esas acusaciones, ya no puedo estar tranquilo, ni mi familia pude estar tranquila, o sea, desconozco a qué se deba todo esto, de qué me están acusando, si tienen pruebas adelante, que me hagan ver todo eso, o sea, yo no me estoy escondiendo, por eso vine aquí a dar la cara por ustedes para que se den cuenta de que no escondo nada, no tengo nada que esconder, y de las acusaciones que me dicen, ahora sí que investiguen y, si soy culpable, ahora sí que estoy para que pague, pero que sea con hechos y ante la ley”, emplazó.

También aseguró que es hijo de un ejidatario que le heredó tierras y por eso se dedica a la venta de terrenos. “Pueden investigar desde el principio a lo que me he dedicado, yo no tengo necesidad de otras cosas, a mí con eso de los terrenos es lo que me deja, y no nada más lo puedo decir yo, pueden preguntarle a la gente de aquí, la gente sabe a lo que me dedico”, dijo.

Crispín Gaspar demandó a las autoridades federales que lo investiguen a él y a los policías que detuvieron a su hijo, incluyendo los que participaron en la masacre de Temixco.

“Espero que se investigue bien a fondo, si se equivocaron (los policías) pues que hablen, porque creo que esto salió internacionalmente de lo que soy, prófugo, y yo no soy ningún prófugo, en serio, no tengo por qué huir, a la vez tengo que esconderme por lo que está pasando, por lo que me pueden hacer, porque así como sembraron eso (a mi hijo), a mí me pueden sembrar un testigo falso, me pueden poner a cualquier persona que me acuse de todo, ahora creo que ahí hasta de secuestrador o algo así”.

Igual reprochó a Capella Ibarra que “me hizo famoso de la noche a la mañana. Inclusive me están achacando que la casa donde pasó, lo del accidente (la masacre) que pasó apenas, dicen que la casa es mía, ahora me achacan que la casa es mía, pues que pregunten, hay autoridades, que pregunten si la casa es mía y que no hablen nada más por hablar”, concluyó.

mals

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto