"Mandar al diablo a las instituciones, incorrecto": Ricardo Monreal

Líder morenista en el Senado reprueba que "se mande al diablo" a las instituciones, en claro mensaje al PAN sobre consecuencias del desacato constitucional.

Redacción MX Político.- El líder de la bancada morenista en la Cámara de Senadores,  Ricardo Monreal Ávila, envió un mensaje tácito en su cuenta de Twitter, a autoridades emanadas del  Partido Acción Nacional, sobre las consecuenncias jurídicas de las conductas previstas en los artículos 102-B y 108 constitucionales.

Lo anterior a raíz de la crisis política provocada por el atributo de inelegibilidad de la recién electa Presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la profesora y activista neolonesa, Rosario Piedra Ibarra, a quien la fracción del PAN en el Senado señalan de haberse desempeñado recientemente como Consejera Nacional de Morena.

Se advierte que la fracción cuarta del artículo nueve de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, establece que quien sea presidente (a)  "no tiene que desempeñar, ni haber desempeñado cargo de dirección nacional o estatal, en algún partido político en el año anterior a su designación", a pesar de ello, Rosario Piedra fue electa como ombudsperson  nacional.

Aunado a esa carácterística de inelegibilidad,  el proceso para su elección en el pleno del Senado estuvo plagado de señalamientos e irregularidades el día de la sesión plenaria en que resultó electa. 

La irritación ha crecido en los opositores y detractores de Rosario Piedra, así como la presión política de estos, evidenciada por el tono de las denuncias de  actores políticos del PAN y de algunos de otros institutos políticos.

Por lo anterior, este martes, el también Presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal Ávila, publicó en la red social Twitter, a través de su cuenta, una advertencia que, aunque sin dedicatoria formal, se infiere que es para la dirigencia y los principales actores del PAN, ante eventuales casos de desconocimiento político y jurídico, de la nueva ombudsperson, Rosario Piedra:

 

 

 

 

"El artículo 102 de la Constitución establece que todo servidor público está obligado a responder las recomendacones de la @CNDH. La autoridad que no lo haga incurre en desacato, en términos del 108 constitucional. Mandar al diablo las instituciones no es una decisión correcta", dijo en su tuit el exgobernador zacatecano, pasada las 13 horas de este martes:

Aunque se podría estar ante la presencia de un problema interpretativo que sólo el Tribunal Constitucional podría sancionar o dilucidar, el supuesto o la fiigura jurídica del desacato invocada por el líder senatorial, quien también es Doctor en Derecho, no está precisamente contenida en ese artículo que invocó, tratándose del caso de un organismo que recoge quejas sobre actos u omisiones de actos de autoridades administrativas y cuyas recomendaciones -que no resoluciones-, no son en lo absoluto vinculantes, tal y como la define el propio 102-B constitucional. 

El texto del artículo constitucional dice que una autoridad que recibe recomendación podrá no aceptarla o no cumplirla, siempre y cuando funde, motive y haga pública su negativa:

Artículo 102, apartado B: "...Todo servidor público está obligado a responder las recomendaciones que les presenten estos organismos. Cuando las recomendaciones emitidas no sean aceptadas o cumplidas por las autoridades o servidores públicos, éstos deberán fundar, motivar y hacer pública su negativa".


Lo que ha hecho el PAN y que despertó el nerviosismo de Monreal Ávila

Las primeras reacciones de autoridades panistas, congruentes con su ideología y luego de que no fueron aceptadas sus señalamientos de inelegibilidad de Piedra Ibarra al frente de la CNDH y por la ilegalidad de su proceso electivo en el pleno senatorial, han sido las siguientes:

La mañana de este martes, la Asociación de Gobernadores del PAN se pronunció en el sentido de que la elección de Rosario Piedra "fue una clara violación a la Constitución y a los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos", por lo que "no la reconocen como autoridad".

Y el lunes pasado, el Gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez,  declaró públicamente que no reconocerá la titularidad de Rosario Piedra al frente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), por las formalidades fraudulentas en que fue nombrada.

Otras agrupaciones, como la Agrupación Nacional de Alcaldes (ANAC), con la presencia de alcaldes no sólo del PAN, sino del PRD y Movimiento Ciudadano (MC), también mostraron su pretensión de desconocer a Piedra Ibarra. En este tuit, su dirigente, el alcalde Huixquilucan, Enrique Vargas del Villar lo confirma:

 

 

 

 


¿Dónde habíamos escuchado esa "frase"?

Ricardo Monreal Ávila revivió, gracias a esa desesperación o lapsus neurótico por el que atraviesa en esta crisis política, una vieja frase acuñada por quien es ahora su jefe político y, paradójicamente el "jefe de las instituciones nacionales": Andrés Manuel López Obrador.

"Al diablo con sus instituciones", dijo en un encendido discurso Andrés Manuel en 2005, cuando preparaba su estrategia ante la maniobra del Ejecutivo de entonces que pretendía desaforarlo,  en un Zócalo abigarrado de hombres y mujeres sedientos de un discurso que hablara de beneficios para los pobres.

Una Plaza de la Constitución pletórica de gente ávida de acciones tangibles que se reflejaran en la mesa y en los bolsillos de la población "jodida" de este país; repleta de un público hambriento de un discurso que no usara tecnicismos financieros ni razonamientos centrados en políticas públicas alineadas a las cartas de intención del Fondo Monetario Internacional; plaza atestada de un conglomerado que añoraba los tiempos idos en que el gobierno se encargaba de la leche de la "Consaupo", del subsidio al boleto del Metro y la "Ruta 100", de la defensa de las "rentas congeladas" en el entonces D.F. y de tantas otros trucos que el PRI por décadsas usó y hasta el PAN replicó en sus 12 años como autoridad, pero que como truco mediático, no pudieron desempeñar a lo último, de manera impecable; despertaron al monstruo de las mil cabezas que quería seguir durmiendo en el encantamiento de las políticas paliativas de la pobreza, sin entender que para conseguir los recursos, hay que construir primero los  bienes de capital; y luego hay que consolidar el crecimiento, para poder aspirar a repartir esa riqueza creada y arribar a ese concepto tan socorrido últimamente llamado "desarrollo", que tiene un origen necesariamente en el crecimiento económico. Porque sin crecimiento, no hay desarrollo.

Andrés Manuel ha sabido mantener al "monstruo del Zócalo" desde aquel discurso del 2005 escuchando "sin despertar"; desde entonces y hasta hoy, no le avienta al público "verdades crudas", como se atrevió el PRI y el PAN, ...para no ofenderlo, ni despertarlo.

Hoy que Monreal Ávila, connotado líder morenista, cuestiona y desacredita la acción de "mandar al diablo a las instituciones" nacionales, lo cual suponemos forma parte de la nueva actitud ante la realidad de ser autoridad y no oposición, por la que atraviesa el presidente López Obrador y todo su círculo cercano de colaboradores, a la distancia y evocando el recuerdo, se puede reflexionar sobre las vueltas que da la vida.

Ayer, fustigando a las instituciones ...y ahora defendiéndolas.

No cabe duda, de la maduración como del destino, nadie huye.

Como dicen en el rancho, "no es lo mismo ser el borracho, que ser el cantinero";...porque mientras el borracho exige, grita, ofende, humilla,  desafía, claro, mientras trae dinero ...el cantinero atiende, es prudente, concilia, aplica la sensatez, administra, aplica las reglas internas ...claro, mientras le dura la paciencia y ...también, mientras el borracho trae dinero.

Porque es cierto...no es lo mismo. 

No es lo mismo ser el borracho ...que ser el cantinero


hch

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto