Detener la violencia, el reto para el próximo presidente / En la opinión de José Gil Olmos

José Gil Olmos / APRO / MX Político.- El año 2017  ha sido el más violento en las últimas dos décadas, con 25 mil homicidios registrados de enero a diciembre, según informes oficiales. Mientras la espiral de violencia continúa creciendo, lo más probable es que la administración de Enrique Peña Nieto sea la más sangrienta de la historia moderna, a pesar del uso irregular de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública.

La violencia está imparable en todo el país y no existe un solo sector de la sociedad que no haya sido impactado. 

Este año, según la Asociación Nacional de Alcaldes, fueron asesinados 21 presidentes municipales y en lo que va la administración van 62, contra 49 en el sexenio de Felipe Calderón.

Hasta diciembre pasado, fueron asesinados 12 comunicadores, siendo México el segundo país más peligroso en el mundo para el ejercicio del periodismo.

Mientras que en el caso de los sacerdotes católicos, con cuatro clérigos asesinados fue el más peligroso internacionalmente, según el reporte anual de la agencia de prensa de la Santa Sede.

La violencia del 2017 también impactó en las filas del Ejército, que registra 38 militares caídos de enero a noviembre durante la Campaña Permanente Contra el Narcotráfico, cifra mayor que la de 2016 cuando murieron 24.

En cuanto a policías, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) registró 547 agentes caídos en diversas operaciones de combate a la delincuencia organizada y común en el interior de la República, el mayor número de muertes de policías municipales, estatales y federales desde 2011, cuando se contabilizaron 530.

El feminicidio se disparó de manera grave: se registraron 12 mil 811 casos de mujeres muertas con presunción de homicidio, según un informe del Instituto Nacional de las Mujeres, lo cual sitúa este año como uno de los más violentos en contra de las mujeres. En su estudio “México Feminicida” el instituto revela que aumentó en un 1.3% el uso de arma de fuego y sustancias en casos de homicidio contra las mujeres.

La situación de inseguridad se ha agravado tanto en el país, que de 22 tipos de delitos clasificados por el Comité Interinstitucional de Estadística e Información de Seguridad Pública (CIEISP), coordinado por la PGR, aumentaron a 53, siendo la más alta que registran las autoridades desde que realizan estas estadísticas hace 20 años.

Esta violencia no es más que el reflejo de la descomposición estructural que vive el país y a la cual se habrán de enfrentar todos los candidatos que aspiran a gobernar México en los próximos seis años.

Este es el principal reto para quien quiera sentarse en la silla presidencial, detener la espiral de la violencia que ha crecido desde que a finales 2006 el gobierno de Felipe Calderón lanzó una controvertida ofensiva militar en contra del crimen organizado.

Por cierto… Los homicidios entre enero y noviembre de este año, superaron el récord de 22 mil 409 asesinatos dolosos que se registró en todo 2011. Solo en noviembre se reportaron dos mil 212 asesinatos, es decir, murieron 73 mexicanos diariamente de manera violenta sin que en el horizonte se vea una estrategia inteligente para detener esta espiral que sigue en aumento. No la militar que ya se comprobó, es un fracaso.
--
Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto